Santa María de Jesús Crucificado
1846 -1878

arton436

Galilea: la infancia

Mariam Baouardy nació el 5 de enero de 1846 en Ibillin, un pequeño pueblo de Galilea, a medio camino entre Nazaret y Haifa, en una familia católica griega-melquita.

Antes del nacimiento de Mariam, sus padres no podían tener un hijo que pudiera sobrevivir, doce niños habían muerto en la infancia, uno tras otro. En su profunda tristeza pero confiando en Dios, decidieron hacer una peregrinación a Belén para orar en el pesebre y pedir la gracia de una hija. Finalmente nació Mariam y un año más tarde llegó su hermano Boulos.

Mariam a la edad de tres años quedo huérfana de padre, confiándola éste al cuidado de San José, y días después de madre. Una tía adoptó a su hermano Boulos y un tío rico adoptó a Mariam. Desde su infancia en Galilea, la maravilla de la belleza de la Creación, la luz y el paisaje, le hablaban de Dios y el inspiraban un fuerte sentimiento de que “todo pasa”.

Durante su infancia vivenció una experiencia decisiva para su vida futura: estaba jugando con dos pajaritos y quería bañarlos … pero no sobrevivieron y murieron en su mano. Estaba muy triste pero escuchó estas palabras en su corazón: “Mira, todas las cosas pasan, pero si quieres darme tu corazón, me quedaré contigo para siempre”.

Mariam hizo su primera Comunión a la edad de 8 años. Poco después, su tío se fue a Alejandría con toda la familia.

En Egipto: Alejandría y el mártir

Mariam tenía 12 años cuando supo que su tío deseaba que se casara. Habiendo decidido entregarse completamente al Señor, ella se negó. Los intentos de persuasión, amenazas, humillaciones, malos tratos, no podrían cambiar su opinión. Tres meses más tarde fue donde un antiguo sirviente de la familia para enviarle con él una carta a su hermano, que estaba en Galilea, para que lo ayudara. Cuando el sirviente, que era musulmán, se enteró de su sufrimiento, le aconsejó que renunciara a su religión cristiana y se convirtiera a su religión. Mariam se negó, así que, furioso, sacó su espada y le cortó la garganta a Mariam y luego la arrojó a una calle oscura. Fue el 8 de septiembre. Pero el tiempo de Mariam aún no había llegado. Ella se despertó en una gruta. Una mujer joven, que parecía ser una monja, la cuidó, alimentó y enseñó durante 4 semanas. Cuando Mariam fue sanada, la joven (que más tarde Mariam explicaría que era la Virgen María) la llevó a una iglesia y la ahí la dejó. A partir de ese día Mariam iría de una ciudad a otra (Alejandría, Jerusalén, Beirut, Marsella), trabajando como empleada doméstica. Ella prefería a las familias pobres, para ayudarlas, dejándolas cuando sentía que la consideraban demasiado. Pero también se convirtió en testiga del  “mundo invisible” en el que creemos pero que no podemos ver, y que ella había experimentado de una manera tan fuerte.

En Marsella: Hermanas de San José

En 1865 estuvo en Marsella donde conoció a las hermanas de San José de la Aparición. Aunque tenía 19 años, parecía tener solo 12 o 13 años; hablaba mal francés y su salud era frágil, pero fue aceptada en el noviciado y estaba muy feliz de poder entregarse por completo al Señor. Siempre aceptando los trabajos más agotadores, pasó la mayor parte del tiempo en la cocina o en la lavandería. Sin embrago, dos días a la semana ella revivía la Pasión de Jesús. Ella recibió el estigma (era tan simple que creía que era una enfermedad) y todo tipo de gracias extraordinarias comenzaron a aparecer. Algunas hermanas estaban bastante desconcertadas, y al final de los dos años de noviciado no fue admitida en la congregación. Eventualmente, una combinación de circunstancias la llevó al Carmelo de Pau.

El Carmelo de Pau

Mariam se unió al Carmelo de Pau en junio de 1867 y allí siempre encontró el amor y la comprensión para sostenerla en todos sus sufrimientos. Como novicia, recibió el nombre de Hermana María de Jesús Crucificado. Se convirtió en una hermana lega, porque se sentía más a gusto al servir a los demás y también porque tenía dificultades para leer la Liturgia de las Horas. Su sencillez y generosidad ganaron el corazón de sus hermanas.

Cuando salía de un éxtasis sus palabras se volvieron el fruto de su vida: “Donde hay caridad, también está Dios. Si piensas hacer el bien a tu hermano, Dios pensará en ti. Si le excavas un hoyo a tu hermano, caerás en él, éste será para ti. Pero si haces el cielo para tu hermano, éste será para ti “. El don de la profecía, los ataques del Diablo o los éxtasis … a partir de todas las gracias divinas que recibió engendró ese profundo sentimiento de su nada frente a Dios: cuando se llamaba a sí misma “la pequeña nada” era realmente una expresión profunda de su ser. Eso le permitió penetrar en la profundidad inalcanzable de la misericordia divina, donde encontró su alegría, su gozo y su vida. “La humildad es feliz siendo nada, no está apegada a nada, y nunca se cansa de nada. Es gustoza, gozosa, siempre feliz, satisfecha en todo … ¡Bienaventurados los pequeños! “. Aquí radica la fuente de su propio abandono a las gracias más extrañas y a las circunstancias humanas más desconcertantes.

La fundación del Carmelo de Mangalore (India)

Tres años después, en 1870, se fue con un pequeño grupo para fundar el primer monasterio carmelita de la India en Mangalore. El viaje en el barco fue una verdadera aventura y tres monjas murieron antes de llegar. Pero se enviaron otras hermanas y, a fines de 1870, pudo comenzar la vida monástica. Las experiencias extraordinarias de Mariam continuaron sin detenerla para efectuar los trabajos más difíciles y los problemas vinculados a una nueva fundación. Durante su éxtasis, las hermanas a veces podían verla en la cocina u otros lugares con una cara radiante. A veces participó en el espíritu en los acontecimientos de la Iglesia, por ejemplo en el momento de las persecuciones en China y a veces parecía estar poseída por el Diablo, pero solo en el exterior, lo que le causaba terribles tormentos y peleas.

Ese fue el comienzo de muchos malentendidos de quienes la rodeaban, y algunas de las hermanas incluso dudaron de la autenticidad de sus experiencias. No obstante, al final de su noviciado hizo sus votos el 21 de noviembre de 1871, pero las tensiones dentro del grupo la llevaron a regresar a Pau en 1872.

Regresar a Pau

Aquí, Mariam encontró de nuevo su vida sencilla de una hermana lega, rodeada por el amor de sus hermanas, y su alma se completó. Durante algunos de sus éxtasis, a pesar de su casi analfabetismo, pero con el fervor de su gratitud hacia Dios, improvisó poemas de gran belleza, llenos de deleite oriental y encanto, en los que toda la creación canta a su Creador. En otras ocasiones, de repente se encontraba en la cima de un árbol, sobre una rama que no podía soportar ni siquiera a un pajarito, por se encontraba sostenida por el ímpetu de su alma hacia el Señor. “Todos duermen. ¡Y Dios tan lleno de gracia, tan grande, tan digno de alabanza, está olvidado! ¡Nadie piensa en él! Mira, la naturaleza lo alaba, los cielos, las estrellas, los árboles, la hierba, todas las cosas lo alaban; y el hombre que conoce su bondad, que debe alabarlo, duerme! Vayamos a despertar al universo”. Mucha gente acudió a ella en busca de consuelo, consejo, oraciones, regresando iluminados y fortalecidos por haberla conocido.

La fundación del Carmelo de Belén

Poco tiempo después de regresar de Mangalore, comenzó a hablar sobre la fundación de un Carmelo en Belén. Hubo muchos obstáculos, pero gradualmente todos desaparecieron, a veces en contra de todas las expectativas. Finalmente, Roma dio permiso el 20 de agosto de 1875 y un pequeño grupo de monjas Camelitas partió a esa aventura. El Señor mismo guió a Mariam en la elección de la ubicación y el diseño de los edificios. Como la única hablante de árabe entre las hermanas, ella supervisó en particular las obras “zambulléndose en la arena y la cal”. La comunidad comenzó a vivir en el edificio desde el 21 de noviembre de 1876 en adelante, mientras que algunas obras continuaron. También estaba ocupada preparando la fundación de un Carmelo en Nazaret. Ella fue allí para comprar un sitio en agosto de 1878. Durante este viaje, tuvo una visión de la ubicación de Emaús, que luego fue comprada para el Carmelo por Berthe Dartigaux.

Al regresar a Belén ella supervisó las obras, el calor era muy agotador, se cayó en las escaleras y se rompió un brazo mientras llevaba bebidas a los trabajadores. La gangrena se instaló rápidamente y Mariam murió pocos días después, el 26 de agosto de 1878, con tan solo 32 años. Fue beatificada por el Papa Juan Pablo II el 13 de noviembre de 1983.

Mariam y el Espíritu Santo

Mariam nos abre a este mundo invisible que está tan cerca de nosotros y que está lleno de misericordia. Ella nos enseña a invertir todas nuestras vidas en “lo que nunca pasa”, lo único “que realmente importa”, es Dios.

La lucha contra todos los poderes del mal está lejos de haber terminado hoy.

Mariam, que es conocida por muchos como la “Patrona de la Paz” por Tierra Santa, nos alienta a dejarnos transformar por el Señor: para que podamos ser nosotros mismos trabajadores de esta transfiguración del mundo por la gracia de Dios.

Como testigo de un mundo ya transfigurado, ella nos recuerda el primer día de la Creación cuando el cielo y la tierra aún no estaban separados, sino solo la luz y la oscuridad: ese día uno, reflejando la Unidad Divina, con todas las cosas radiantes de este unidad. Y fue precisamente de esta manera que Mariam se sintió muy atraída por el Espíritu Santo, el Espíritu que se movía sobre las aguas, al comienzo de la Creación.

Ella nos da el Espíritu como herencia, porque cuando Él toma el lugar de nuestro ser egoísta, Él transfigura todas las cosas. Él está “creando de nuevo” (Is. 43).

“Dirigíos al Espíritu Santo que inspira todas las cosas”. El “yo” es el que hace que perdamos al mundo.

Las personas que tienen el “yo” traen tristeza y miedo con ellos. No podemos tener a Dios y al mundo juntos.

Las personas que no tienen el “yo” tienen todas las virtudes, la paz y la alegría, “pero con el Espíritu Santo”, incluso” solo una gota “, todas las cosas se vuelven posibles.

“Fuente de paz, luz, ven a iluminarme; Soy ignorante, ven a enseñarme … Los discípulos eran muy ignorantes. Estaban con Jesús y no entendieron a Jesús … Cuando les diste el rayo de luz, los discípulos desaparecieron, ya no eran como antes, su poder se renovó … Espíritu Santo, me abandono a ti”.

Espíritu Santo, inspírame.Amor de Dios, consúmeme,Para el verdadero camino llévame.María mi Madre, míreme,Con Jesús, bendíceme,De todo mal, de toda ilusión,De todo peligro, consérvame.

8 Comments, RSS

  • L. Gundique

    says on:
    July 25, 2019 at 7:09 pm

    Por qué nunca se menciona que ella fue canonizada en Mayo 17 del 2015 en la Plaza de San Pedro por el Papa Francisco? Lo digo porque me consta. Las personas que no la conocen y buscan información de Santa Maria de Jesus Crucificado no saben tan importante fecha para esta Santa.

    • Carmel Bethlehem

      says on:
      February 4, 2021 at 9:13 am

      Thank you for your comment. We have checked it and you are right. We will add it.

      God bless you and bless your family.

  • Elizabeth G. Bautista

    says on:
    February 22, 2020 at 3:26 am

    Paz y bien quisiera saber si hay posibilidad de una reliquia de nuestra Santa Maria de Jesus Crusificado. Es para un monasterio de Ermitaños en colombia

    • Carmel Bethlehem

      says on:
      February 4, 2021 at 9:08 am

      United in prayers.

      God bless you.

    • Carmel Bethlehem

      says on:
      February 4, 2021 at 9:38 am

      United in prayers and God bless you.

  • DELFIDA ORMAZABAL

    says on:
    August 26, 2020 at 12:16 pm

    Pido por mi salud deteriodada y fortaleza en mi Señor; Ruega por nosotros

    • Carmel Bethlehem

      says on:
      February 4, 2021 at 9:07 am

      Amen and we will pray for you.

      God bless you.

  • www.xmc.pl

    says on:
    May 5, 2022 at 5:55 am

    i have visited this blog a couple of times now and i have to tell you that i find it quite nice actually. continue doing what youre doing! :p

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*