ROMA – El Papa Francisco canonizó el domingo a dos monjas del siglo XIX de la Palestina gobernada por los otomanos, hecho que aconteció días después de que el Vaticano reconoció formalmente el Estado de Palestina, ofreciendo su apoyo tácito por la soberanía total.

La canonización de la hermana Mariam Baouardy, fundadora de un convento carmelita en Belén, y la hermana Marie Alphonsine Ghattas, fundadora de una congregación de monjas, no estaba relacionada con el anuncio del Vaticano de un nuevo tratado con los palestinos, dijeron el viernes funcionarios del Vaticano.

Las dos nuevas santas, ahora llamadas Santa María de Jesús Crucificado y Santa María Alphonsine, respectivamente, están siendo consideradas faros de aliento para las comunidades cristianas en el Medio Oriente que están siendo perseguidas por extremistas islámicos.

La ceremonia del domingo en la Plaza de San Pedro contó con la presencia del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, quien se reunió con el Papa el sábado y unas 2.100 personas de los territorios palestinos de Jordania e Israel, quienes estuvieron precedidos por el Patriarca Latino de Jerusalén, Fouad Twal.

La semana pasada, antes de partir hacia el Vaticano, el Patriarca calificó la canonización de las dos monjas como “un evento espiritual de importancia primordial para los ciudadanos de Tierra Santa, dadas las dificultades que estamos experimentando.”. Agregó: “Como Tierra Santa, naufragó por la violencia y la disidencia, tuvo por algún tiempo una imagen empañada, nuestras dos santas emergen para restaurar su santidad, recordándonos que la santidad es posible incluso en las circunstancias más difíciles.”.

A ambas nuevas santas les nombraron con variaciones del nombre de María, un nombre “extendido y de uso común” en las tradiciones cristiana, judía y musulmana, dijo el patriarca Twal. “Es una señal de nuestro tiempo moderno, lo que sugiere que podemos hablar sobre las tres religiones sin ninguna discriminación”, dijo.

Las dos monjas árabes también fueron símbolos de aliento para las mujeres, cuyo papel en algunos países del Medio Oriente aún está infravalorado, dijo el Reverendo Rifat Bader, Director del Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación en Amman, Jordania. Como ejemplos de la presencia de cristianos árabes en la región, dijo, ofrecen “un mensaje a nuestros ciudadanos para que se respeten unos a otros independientemente de la religión”.

Otras dos mujeres también fueron canonizadas el domingo: St. Jeanne Émilie de Villeneuve, una monja francesa, y María Cristina de la Inmaculada Concepción, una monja de Italia. En su homilía, Francisco elogió a las cuatro mujeres por el “ejemplo luminoso” que establecieron, viviendo en unidad con los demás” y con caridad para con todos”.

“Inspirados por su ejemplo de misericordia, caridad y reconciliación, los cristianos de estas tierras miran hacia el futuro con esperanza, continuando en el camino de la solidaridad y la coexistencia fraterna”, dijo el Papa.

Las dos santas árabes nacieron a pocos años la una de la otra. Mariam Baouardy nació en 1846 en un pueblo de Galilea, y se dice que tuvo visiones y ostento los estigmas, las heridas de Jesús. Luego fundó conventos carmelitas en Belén e India, y murió en 1878.

“Su vida e intercesión son un grito instando a respetar las diferencias religiosas y étnicas”, dijo el padre Rifat.

Marie Alphonsine Ghattas nació en Jerusalén en 1843. Las escuelas afiliadas a la congregación que fundó “tienen una presencia prominente e influyente en Jordania, Palestina, Líbano, los estados del golfo y Roma”, dijo, y han reducido el analfabetismo entre las niñas y mujeres en la región. Ella murió en 1927.

Fuente: http://www.nytimes.com/2015/05/18/world/europe/two-arab-nuns-from-palestine-are-canonized-by-pope-francis.html?_r=0

(Documento original en idioma inglés, traducción de cortesía al Español)

 

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*