El Papa Francisco canonizó a dos monjas de Palestina el domingo. Es la primera vez en la historia moderna que cualquier persona de esa parte del mundo es declarada santa por la Iglesia Católica.